Dos posdatas

Cuando hablo de absentismo no pienso en personas concretas, aunque me disparen cosas concretas. Pienso en un problema que tenemos el profesorado en la pública: la falta de consciencia que hay sobre el valor del trabajo del profesorado en la enseñanza pública.

Cuando hago la crítica al sistema tradicional (y anacrónico) de exámenes no pienso en desobedecer la ley como profesora. Para esta lucha social es necesario que hay mucha y variada gente. Yo cumplo con mi deber dentro del sistema: si toca evaluar un nivel por un ejercicio oral y escrito, así lo hago. No me merecería la pena en ningún sentido practicar la desobediencia civil, aprobando a todo el mundo, por ejemplo, aunque me parece una solución chula, sin duda. El problema es que dispara la mente triviliazadora de lxs estudiantes, en lugar de su comprensión y análisis o consciencia. Como profe en la pública, en tema Evaluación de Certificación hago lo que tengo que hacer en el sistema de la enseñanza pública. Es cierto que si puedo, evito poner “exámenes”. Se puede ayudar a aprender sin “poner exámenes”, se puede conocer un nivel en conversación, por qué en Examen, o realizando proyectos. Y siempre que puedo lo hago. En el caso de este año, no he puesto ni voy a poner ni un examen, pero trabajamos todos los días por evaluar el progreso y generar aprendizaje. Para qué se ha investigado tanto sobre autoevaluación, coevaluación y aprendizaje, para qué enseñar a aprender, si lxs estudiantes siguen esperando los resultados de exámenes como si fueran a echarse las cartas del tarot, y luego si “les va mal” linchan al profesorado en conversaciones mal fundamentadas y desarrolladas. Todo liado. Todo poco constructivo.

Pero no por todo esto voy a no aportar lo que pienso debo aportar al sistema y la sociedad: ideas para que la gente deje de temerlo, y deje por tanto de bloquear su capacidad para aprender, para que así en un futuro el sistema abandone esa violencia. Y es que yo creo que lo mejor para cambiar el sistema es dejar de funcionar bien en él. Así, la máquina tiene necesariamente que adaptarse a la gente y no al revés. Como hija de mayo 68, pienso que las sociedades tienen lo que producen sus mayorías. Cuando la mayoría entienda que el sistema de exámenes tradicional no sirve para nada bueno (como al fin la mayoría entiende que las mujeres tienen inteligencia además de úteros allí donde las sociedades han evolucionado para acercarse más al respeto a los derechos humanos), se generarán nuevas cosas, y ya se están generando de hecho, pero curiosamente topamos con mucha incomprensión, con ese arma pesadísima de la trivialización, del no querer ni escuchar o pensarlo, concebir que otro mundo es posible, vaya!

Advertisements
This entry was posted in Activism, Exams, Learning2Learn, Thoughts. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s